Páginas vistas en total

martes, 7 de julio de 2015

AÑO NUEVO EN PORTUGAL. DÍA 3. ALJEZUR-SAGRES. 170 kms

El incidente de la tarde anterior supuso que no pudiera completar el proyecto de recorrer toda la costa desde Troia a Sagres ininterrumpidamente. Me habría hecho falta otro día. Al menos intentaría llegar al extremo más meridional de la ruta: el cabo de San Vicente.
El inicio no pudo ser más prometedor, con un divertido sendero arenoso seguido de una exploración vertiginosa por acantilados al sur de Arrifana, ya en el Algarve. Lástima que no cargara adecuadamente la batería de la cámara de vídeo, creía que lo estaba grabando todo y sólo obtuve unos pocos segundos de película, qué rabia.

Pues bueno, tras las senditas y los acantilados vino una sucesión imprevista de pistas arenosas, y como ya estaba bragado en el asunto puede decirse que disfruté bastante.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 729)Imagen

Zoom in (real dimensions: 1024 x 401)Imagen

En otras palabras, los primeros días me arrastré por la arena; al tercer día puede decirse que pude pilotar decentemente.

Mi idea era la de ir serpenteando por la costa entre calas recónditas y playas para surferos, plan que requería de paciencia y tiempo. Disponía del primer requisito, pero no del segundo, así que cuando encontré trazas del GR que lleva hasta Sagres, me planteé seguirlo pensando que sería el camino más breve hacia el sur.

La jugada me salió perfecta. La ruta estaba perfectamente balizada y su trazado, por pistas y caminillos de todo tipo, resultó de lo más amena y entretenida. Además el paisaje del Algarve me sorprendió con zonas exuberantemente verdes y frecuentes vadeos que me fueron de perlas para aligerar la moto de arena y sal.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 794)Imagen

A media tarde llegué a las inmediaciones del cabo San Vicente. Tiempo para alguna foto con el oceáno de fondo

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

y comerme un pescaíto frito en las cercanías del faro,

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

donde conocí a Hans, que a sus 65 años venía desde Suiza en bici.

Zoom in (real dimensions: 985 x 697)Imagen

Estuvimos una buena hora charlando y tomando café. Empezaba a atardecer y no me quedaba mucha luz para el regreso, pero bueno,yo ya había llegado a mi objetivo por aquel día, así que no me importó lo más mínimo quedarme allí con Hans escuchando sus aventuras y proyectos de recien jubilado. La vuelta me permitió dar gas con ganas por las pistas que había descubierto por la mañana y a pesar de que tuve que coger carretera cuando anocheció, la verdad es que tampoco fue un mal trayecto para cerrar la experiencia portuguesa de año nuevo. Al día siguiente antes de marcharme definitivamente todavía salí a dar una vuelta de unos 25 kms a modo de despedida, me quedé con ganas de rodar un poco más. 


AÑO NUEVO EN PORTUGAL. DÍA 2. VILANOVA DE MIL FONTES - AZENHA DO MAR. 100 kms

Si la primera jornada había sido intensamente arenosa y playera además de larga, la segunda fue breve y transcurrió entre acantilados y calas. Nada más salir de Vilanova me dirigí a la Praia das Furnas para tomarle el pulso a la costa desde las alturas.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 564)Imagen

Avanzar cerca del mar no era siempre posible, ni mucho menos. Había que ir buscando caminos entre fincas de cultivo, confiando en que no acabaran en un precipicio, circunstancia bastante habitual.

Saqué provecho de la Rota Vicentina, http://www.rotavicentina.com/, una red de senderos que a menudo coincidía con mi plan, y siguiendo marcas verdes y azules fui abriéndome paso hacia el sur

Zoom in (real dimensions: 768 x 1024)Imagen

hasta llegar algo más allá de Almograve, cabo Sardao y Zambulleira do Mar.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

Algún letrero ya me avisaba de lo peligroso que era acercarse a los abismos,

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

en coche o ciclomotor, de motos no decía nada, así que yo, adelante.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 651)Imagen

Poco antes de Azenha do Mar me lancé por sendero estrecho en busca de la praia da Amalia.



La senda, corta, seguía el curso de un riachuelo y emboscada entre matojos, cañas y otra vegetación exuberante, desembocaba en el Atlántico. El GR continuaba hacia el sur pero un escalón imposible me obligaba a retroceder, así que di la vuelta como pude y volví sobre mis pasos.



En un paso delicado y resbaladizo de la senda descabalgué para no errar el tiro, pero aún así se me escurrió la moto con fatales consecuencias.

Zoom in (real dimensions: 768 x 1024)Imagen

Con una caída hacia un riachuelo cenagoso a mi derecha, una escasa y resbaladiza plataforma a mi izquierda y un tronco entre las ruedas, pronto comprendí que yo solo no sacaría la moto de allí en mil años. Mi esperanza radicaba en tropezarme con algún senderista y que me ayudara en el rescate, pero siendo un día entre semana iba a tener difícil que alguien pasara justo por allí. Además calculaba que sería necesaria la fuerza de tres hombres al menos, vaya marrón. Mientras esperaba ayuda del cielo intenté reposicionar la moto: atándola con un par de correas (siguiendo las enseñanzas de Deivid) a un árbol para que no se fuera río abajo y tras unas cuantas maniobras, conseguí liberarla del tronco, pero poco más. Me fui caminando hacia el acantilado a ver si avistaba a algún excursionista pero tras otear el horizonte vi que estaba más solo que la una y entendí que la ayuda no iba a llegar desde el mar. Estaba ya de regreso muy cerca de la moto cuando me di de bruces con Kevin, un mochilero de Austin, Texas:

-Hey, vi tu moto en el camino, estuve gritando, creí que te habías caído al río.
-No, no. Llevo una hora por aquí, había ido hacia la playa a buscar ayuda, pero no he encontrado a nadie.
-Yo puedo echarte una mano, hombre.
-¿Seguro? Hay que ensuciarse mucho, y no sé si entre sólo dos personas la sacaremos de allí.
-Vamos, venga. !Si estas cosas son las que me gustan a mí! Además. no va a venir nadie, llevo caminado todo el día por la rota vicentina y no he visto un alma. Aquí solo estamos tú y yo, nadie más.


Zoom in (real dimensions: 1024 x 652)Imagen

Mi ángel de la guarda me envió a Keven Gedko, un tejano bastante parecido a Cocodrilo Dundee para auxiliarme en aquella exigente operación. El tío, sin complejos, se metió entre el follaje y el barro, y con su fuerza prodigiosa conseguimos izar la Suzuki hasta la senda, arrastrarla un poco cuesta arriba, y finalmente levantarla cuando tuvimos terreno estable donde apoyarnos. Nos costó lo nuestro, pero lo conseguimos. Incluso se lo pasó bien, le excitaban estas aventurillas de gente rara que se iba encontrando en su camino.

-Si no llega a ser por tí, Keven, paso aquí la noche junto a la moto.
-Bueno, yo llevo un par de días durmiendo en la playa. Un poco de frío durante la madrugada pero nada más.


Duro de pelar el tejano, ¿eh? Nuestros caminos se separaban justo allí, pero insistí en invitarle a cenar para agradecerle su auxilio.

Para recuperarme de las emociones vividas y reírme de mi suerte me fui a contemplar el océano desde un promontorio cercano, a ver si se me aclaraban las ideas y entendía qué demonios estábamos haciendo por allí.

Zoom in (real dimensions: 937 x 1024)Imagen

Quedarían un par de horas escasas de luz y decidí no meterme en más berenjenales por aquel día. Retorné a Vilanova, cargué la moto en el remolque y me fui tranquilamente por carretera hasta Aljezur a buscarme un hotel donde situar la base para la tercera jornada. Más tarde me reuní con Keven en Odeceixe para tomar algo y contarnos unas cuantas batallitas hasta que nos cerraron los bares del pueblo.

En resumen, día de pocos kilómetros pero intenso y con sorpresas. Quién me manda ponerme a hacer enduro, con lo fácil que era rodar por la arena de la playa el día anterior.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 400)Imagen
Zoom in (real dimensions: 1024 x 721)