Páginas vistas en total

jueves, 4 de febrero de 2016

WALKING IN THE AIR - AGOSTO '2015

Como otros veranos, visité a Deivid en Carrosa y salimos juntos a dar una vuelta por su zona de influencia, o sea, el norte y centro del Llapars Sujà. La fórmula elegida esta vez fue acercarnos al dolmen de la Mansión Encantada por la mañana, enlazar por carretera hasta Perm, y desde allí aventurarnos con la deseada ruta de las Crestas a lo largo de toda la tarde.

Imagen

Como estaba anunciado, tuvimos unas primeras horas de la mañana algo grises. Tanto que tras el primer kilómetro de excursión tuvimos que parar a refurgiarnos en una providencial parada de autobús para guarecernos del tormentón que se nos venía encima. Un cuarto de hora después lucía un sol radiante y poco después ya rodábamos sobre la meseta donde está emplazado el dolmen.




































 
El terreno, no encharcado pero sí resbaladizo, nos lo pondría difícil en la bajada. Deivid se había informado y esta vez iniciaríamos el descenso por una nueva vía algo más civilizada que en ocasiones precedentes. De todos modos, no faltaron los extravíos y los resbalones.

El trazado '2015 nos ahorró un trecho por el bosque, es cierto, aún así la ruta suponía un constante esfuerzo por buscar la traza correcta en un entorno nada transitado y con unas pocas balizas para guiarnos entre el follaje.

Imagen

Inevitablemente, acabamos enredados en el bosque abriéndonos paso malamente a través de la espesura. No tardamos en llegar a la sección de zetas incesantes, entre las que destaca este ángulo de derechas que siempre nos obliga a maniobrar con cuidado.
 Imagen

Más y más zetas hasta alcanzar el valle de Kadolla, punto donde yo tomé el liderato por un breve espacio de tiempo, exactamente unos pocos minutos hasta que me caí en una húmeda rampa empedrada. Está visto que no se me da nada bien ir en cabeza. Deivid me superó limpiamente y después bajó para ayudarme a levantar la moto, algo que sucedió muchas veces a lo largo del día.

Imagen

Poco después nos detuvimos en Jaens para hidratarnos y refugiarnos de la lluvia que empezaba a caer. Truenos amenazadores no presagiaban nada bueno, de modo que aprovechamos la pausa para beber todo lo que pudimos, interaccionar con la fauna local y dialogar con un lugareño sobre las diferentes rutas de las cercanías.

Imagen

La tormenta acabó disipándose y el cielo se fue despejando, el tiempo se aliaba con nosotros. En estos primeros kilómetros habíamos sudado de lo lindo: por el trazado, la temperatura, la humedad y los resbalones. Recuerdo que en la bajada del dolmen a veces las ruedas eran auténticos donuts de chocolate, y rodamos sobre terreno húmedo permanentemente. Si a eso le sumamos nuestro bajo estado de forma física fruto del inicio o fin de temporada (depende de cada caso), podemos concluir que disfrutamos de una primera parte de la excursión bastante intensa para ser sólo el warm up.

Como habíamos planeado, desde Tenserada llegaríamos a Perm por carretera para no malgastar tiempo ni energía, pensando siempre en el ataque a la ruta inédita de las crestas. Total, unos 25 kilómetros de relax, unas hamburguesas, un par de litros de cerveza con casera, y enseguida al lío.

Para salir de Perm hacia la sierra probamos un par de senderos inéditos.

Imagen

Resultaron ser más bien empinados, circunstancia que ya nos puso en guardia para lo que nos esperaba.

Imagen

El track oficial nos conducía hasta Purg, pero sabíamos que allí nos aguardaba un sendero dudoso y exigente, y como no íbamos sobrados de forma física, optamos por circunvalar la zona conflictiva por pistas. Otra opción habría sido atajar por Santa Engracia, pero tampoco queríamos gastar energías en un sendero ya conocido de sobras. Nos ceñiríamos al objetivo: alcanzar las crestas y tirar dirección noroeste mientras fuera posible.

Imagen

Las lluvias generosas de este verano propiciaron que nos encontráramos inicialmente con magníficas praderas en las cimas más altas.

Imagen

El panorama de los Pirineos, fabuloso, especialmente con aquel cielo cargado de nubes.

Imagen

Hasta el Puig de Ayverás circulamos cómodamente por pistas, todo sea dicho. El trabajo serio comenzaba exactamente allí.

Yo me perdí nada más comenzar el primer sendero. Deivid se percató de que no le seguía y volvió a por mí, con el resultado de que nos encontramos cara a cara en plena cornisa de conglomerado.

Imagen 


Como consecuencia, Deivid tuvo que hacer un cambio de sentido en un lugar bastante incómodo. ¡Comenzábamos bien!



Mi compañero tomó siempre la iniciativa en aquel primer trecho de 10 kilómetros entre crestas, cornisas y senderos erosionados. Yo me limité a seguir su estela y a "rapelar" por las zonas más escarpadas mientras él navegaba en busca de las escasas balizas que marcaban la ruta.



Hubo algún tramo expuesto, pero en general pudimos avanzar de manera constante, alternando secciones de conglomerado donde apenas se veía traza alguna con otras de senda más marcada. 




































En cualquier caso, era necesaria mucha atención para no despeñarse y guiarse al mismo tiempo. 




















El estrés y el cansancio iban pasándonos factura y suerte teníamos de toparnos de vez en cuando con algún tramo breve de pradera donde dejarnos llevar y relajarnos por un instante.

Imagen

Fuimos regulando los esfuerzos, especialmente yo, que de vez en cuando solicitaba una pausa para bajar las pulsaciones: de emociones íbamos bastante bien por aquellos parajes aéreos de conglomerados, crestas, prados y cingleres.

Imagen

Las motos hermanas estuvieron a la altura, y nunca mejor dicho.

Imagen


Recuerdo especialmente el trayecto que discurría justo por debajo de una imponente torre de alta tensión.



Con suerte no nos electrocutaríamos.


Y a continuación, más crestas, por supuesto.




































Poco después de bordear la cima del Cormorán cometimos un error de navegación: el track bajaba recto por terreno abrupto, yo lo vi muy dudoso y opté por ir a buscar una senda que atravesaba un bosquecillo. Craso error: anduvimos como almas en pena abriéndonos paso a duras penas entre arboluchos y sólo all final conseguimos hallar una triste trocha para el ganado que nos llevó a un collado ya más despejado. Allí vimos una baliza que, en efecto, indicaba que el camino bajaba más o menos limpiamente por la cresta hasta nuestra posición. Los nervios a veces nos llevan a precipitarnos.

Recuperados del exceso, nos dirigimos hacia las cimas de la sierra de Sant Vergàs, allá a lo lejos.

Imagen

Unos kilómetros antes, las mismas cimas estaban a la derecha (Roca de Sant Vergàs) e izquierda (Pala del Lleter) de Deivid:

Imagen

El terreno, lejos de mejorar, continuaba exigiéndonos más y más. Subir por el collado que antecede a la Roca de Sant Vergàs nos llevó un tiempo, primero porque no había sendero (hubo que improvisar por la loma) y segundo porque Deivid tuvo que bajar a desencallarme.




































El descenso no fue menos dificultoso. La senda estaba difuminda entre pedregales, Deivid se cayó, y yo me quedé atascado entre arbustos y piedras húmedas. En vez de bajar, a mi amigo esta vez le tocó subir para sacarme del atolladero. Le debo unos cuantos favores sólo de este día.

Imagen

El descenso fue cada vez más favorable y cuando vimos Fadons a nuestro alcance ya empezamos a relajarnos y a disfrutar un poco más de lo que estábamos haciendo.

Imagen

En Fadons bebimos lo que no está escrito, para recuperar lo que habíamos sudado y para preparar lo que nos quedaba por delante, otros 10 kilómetros de sendas incesantes, aunque de otro estilo muy diferente, sólo que eso no lo sabíamos.

Imagen
 
Desde Fadons aún subiríamos hasta los 1500 m, bajaríamos a 900 y volveríamos a subir a 1500, todo ello por sendero a lo largo de 10 kilómetros. La fase de las crestas quedó atrás, ahora nos aguardaban sendas sucias, estrechas y tortuosas por interminables laderas boscosas.

La salida de la aldea, entre bonitos prados, fue más bien engañosa.



Inmediatamente siguió un sendero recto entre ribazos y ya empezamos a ascender. Adiós a la buena vida, nos esperaba una paliza de padre y muy señor mío.

Las sendas a menudo estaban muy poco marcadas y en cada cruce surgía la duda de qué rumbo tomar. Además el suelo del bosque estaba húmedo a causa de las tormentas recientes y los patinazos fueron habituales. Yo especialmente experimenté las debilidades del nuevo Bridgestone X40, concebido para terreno duro.

Imagen

El agotamiento y los resbalones me hicieron perder confianza, y le pedí a Deivid que me subiera la moto en un par de ocasiones. Sé que le supuso un esfuerzo extra, pero creo que fue la decisión correcta para no perder tiempo. El sol se pondría pronto y había que regular esfuerzos y minutos para poder salir los dos de allí.

Imagen

Sabíamos que debíamos alcanzar un barranco marcado con una calavera en el GPS, punto crítico sobre el que estábamos debidamente asesorados, pero nunca llegábamos. Menos mal que todavía manteníamos el buen humor, porque las cosas se iban a poner más tensas.

















































El trayecto por el bosque se eternizaba a lo largo de pasos estrechos, zetas en bajada y cornisas deslizantes. Al menos, como la vuelta atrás ya era imposible, no nos planteábamos la siempre cómoda posibilidad de rajarnos y volver a Fadons. Para bien o para mal, exhaustos y saturados del camino, aquello era ya imparable.

Finalmente llegamos al barranco, y tenía un aspecto ciertamente amenazador: un tubo de rocas húmedas y pendiente acusada que nos conduciría al punto más bajo de este largo tramo. Veníamos cansados y con la incertidumbre de si saldríamos de allí antes del anochecer, y la visión de aquel barranco abrupto y descarnado nos tocó la moral.

-Deivid, hay que extremar las precauciones. Resbala mucho, ándate con ojo. Vamos escasos de fuerzas y aquí no podemos fallar.

Pues nada, a los pocos segundos de decirle esto, mi compañero ya estaba por los suelos.

Imagen

"Vaya tío más irresponsable", pensé yo. Luego bajé yo por el mismo sitio, descabalgado, patiné y se me escapó la moto, en marcha y sin piloto, unos cuantos metros cuesta abajo hasta que impactó con un pedrusco y se detuvo. Deivid, que estava ya en las profundidades de la torrentera, ni se enteró. La próxima vez me aplicaré mejor mis consejos antes de censurar a los demás.

Estos incidentes pusieron de manifiesto que andábamos peor de lo que creíamos. A aquellas alturas ni pensábamos ni actuábamos correctamente y las motos se nos iban de las manos, literalmente. Fueron cerca de 400 metros de barranco mentalmente extenuante, y en algún punto las motos hubo que bajarlas a mano entre los dos.

Imagen

En fin, que el barranco de la Malomera marcó un punto clave en la ruta, el del agobio y la urgencia por salir de una vez de aquella trampa. 




Una vez encontramos la senda de escape sólo quedaba subir y subir, pero previamente Deivid me aupó la moto hasta una zona con buen agarre, porque yo no me vi capaz de hacerlo, así de justo iba. Después, 4 kilómetros de senda en penumbra para superar 500 metros de desnivel, un 20 %, sobre terreno apenas marcado, muy rocoso y rebozado a menudo con una fina capa de tierra deslizante.

Imagen

Yo me harté de dar acelerones y empujones sobre el suelo húmedo; en cuanto perdía la inercia mi rueda no agarraba nada. Deivid empezó a quejarse de que su embrague desfallecía. Los electroventiladores no paraban desde hacía horas. Infinidad de zetas cuesta arriba; una tuvimos que superarla echando mano de una correa para tirar fuerte y sacar las motos a trancas y barrancas. Cada esfuerzo nos costaba un mundo y ya casi ni hablábamos. La noche caía y en los cruces apenas discerníamos la continuación. Yo veía la salida cada vez más cerca en el gps, pero siempre quedaba otra cuesta resbaladiza que superar, y las fuerzas menguaban por segundos. Recuerdo encarar las últimas zetas con mucha fuerza e incluso violencia, derrochando las energías postreras casi con locura y machacando el embrague con saña, pues sabía que si perdía agarre en la curva me atascaría seguro sobre el barrillo. Finalmente se hizo totalmente de noche, pero teníamos la salida a nuestro alcance; lo habíamos conseguido justo a tiempo. Los últimos metros de la senda fueron casi llanos y por fortuna estaban balizados con estacas, así que pudimos guiarnos por el páramo y salir a una pista desde donde vimos las luces de las aldeas allá abajo en el valle. No brindamos porque habíamos consumido toda el agua hacía mucho tiempo, íbamos resecos, pero la ocasión bien se merecía un brindis, salimos de milagro.


jueves, 26 de noviembre de 2015

ATLAS 2015. DÍA 7. GARGANTAS DEL DADES - TABOURAHTE. 200 km

ATLAS 2015. DÍA 7. GARGANTAS DEL DADES - TABOURAHTE. 200 km

Al amanecer vimos que habíamos ido a parar exactamente al paso más estrecho de las gargantas.

Imagen

Enseguida nos vimos rodando cuesta abajo por la retorcida carretera que antecede a la zona más verde y poblada del valle.

Imagen

Esta útima etapa empezaba realmente unos kilómetros más adelante, en Boumalne, donde nos detuvimos para repostar en nuestra gasolinera de confianza. Yo estaba mentalmente saturado de moto y comuniqué a mis compañeros que volvería a Tabourahte por asfalto. Había tenido bastante con las emociones vividas hasta allí y además estaba harto de ir siempre el último; yo no iba a disfrutar y sin mí irían más rapidos. Óscar aprovechó la coyuntura para venirse también por carretera; cada vez iba más cojo y tampoco era cuestión de acabar el viaje hecho un Ecce Homo. Aclaradas las cosas, dos siguieron la ruta todo terreno y dos tomaron la nacional hacia Ouarzazate.

En el hotel de Tabourahte nos reencontramos con Fernando, que no había perdido el tiempo en nuestra ausencia. Nos contó que había estado haciendo excursiones breves con la moto por aquella zona a su aire y que igualmente estaba satisfecho de la experiencia en solitario. Por la tarde llegaron Amarok y Marcos sin mayor novedad y ya solo nos quedó empezar a hacer el equipaje, cargar las motos en los remolques y dejar todo listo para el madrugón que nos esperaba para volver a casa con los coches. Es lo que tiene el último día: un caos de sensaciones encontradas. Baja la motivación, piensas ya en el regreso, aprecias cada vez más los momentos de descanso tras el tormento, pero al mismo tiempo echas de menos los excesos y la tensión de los momentos difíciles vividos encima de la moto en una semana frenética.

Imagen

FIN