Páginas vistas en total

lunes, 26 de enero de 2015

25 DÍAS EN LOS BALCANES. DÍA 17. TETOVO-BROD. 175 kms

DÍA 17. TETOVO-BROD. 175 kms

Poco tránsito en la aduana de Globocica para entrar en Kosovo. Aún así, fue el paso fronterizo más lento de todos los del viaje. La carta verde no sirve en este país y hay que sacar allí mismo un seguro específico. En el caso de una moto, 15 días, 15 euros.

¿Cómo es el sur de Kosovo? Población albanesa, religión musulmana y paisaje rabiosamente verde.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

Algunas pintadas daban muestra de las disputas politicas que originaron la guerra,

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

y algunas señales de tráfico indicaban que hasta hacía muy poco las armas estaban en la calle.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

El objetivo del día era subir al pico Skarpa, a casi 2500 metros, situado justo en la frontera entre Kosovo y Macedonia.

http://ca.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5863167

Para variar, la mañana fue pasada por agua; suerte que la lluvia no duró mucho.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

La subida al Skarpa se iniciaba en el pueblo de Zaplluxho por una buena pista de grava.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

La sección media, aparentemente inofensiva, ya fue más exigente a causa del engañoso terreno: suave y chocolateado, pero en realidad una trampa de barro donde la moto apenas tiraba.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

En ocasiones lo más sensato era salirse por la hierba mientras no tropezara con obstáculos ocultos.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

Algún descansillo para respirar moto y piloto

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

y momentos para disfrutar a tope del entorno de las montañas Sharr.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 512)Imagen

Para rematar, unas últimas rampas muy deshechas, de las de de ir en primera, porque la moto a causa del calentón y la carburación demasiado gorda ya no daba mucho más de sí. Sin el líquido Evans, no me sorprendería haber hecho cafetera.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

Fue una excursión de alta montaña que, sin equipaje y sin barro, habría sido un divertido paseo; pero que, lejos de casa, con maletas y terreno enfangado se convirtió en un serio desafío.




Minutos de éxtasis y relax en la cima, con Macedonia y los lagos Karanikolicko a mis pies. No es raro que las tropas de la OTAN eligieran Skarpa como punto de observación durante la guerra, menuda atalaya.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

Las vistas extasiantes duraron poco porque enseguida empezó a entrar la niebla por la vertiente kosovar

Zoom in (real dimensions: 1024 x 856)Imagen

y hubo que enfundarse presto el casco y pensar en retornar a la civilización.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

A media bajada me di cuenta de que había olvidado el trípode de la cámara de fotos justo en lo más alto del pico. Casi me dio un ataque de risa sólo de pensar en lo absurdo de la situación. Con lo que me había costado alcanzar la cima y ahora me iba me toca volver a subir entre la niebla a por el dichoso trípode: se lo ofrecería a los dioses de la montaña, yo no subía otra vez. Estaba riéndome de mi mala suerte cuando una silueta humana emergió entre la niebla.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 244)Imagen

Un pastor subía con su rebaño de ovejas hacia los pastos más altos.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

Me contó que había trabajado un tiempo en Salzburgo pero que por diferentes razones había vuelto a su país. No sé qué trabajo tendría en Austria pero con seguridad debía ser menos duro que su trabajo en las montañas Sharr a la intemperie. También me habló de los absurdos problemas que le planteban las nuevas fronteras a la hora de desplazarse con los rebaños. Y cómo no, obligatoriamente charlamos sobre el mal tiempo y bromeamos sobre la diferente calidad de nuestras ropas impermeables.

-Observa, made in Germany, con esto aguantamos aquí la lluvia y el frío a diario. Buen material alemán. Hay que venir preparado, hombre.
-Pues mira mi chubasquero, Adidas, made in France, llevo 15 días en moto pasando más frío que un tonto.


Poco después de despedirnos aparecieron otros pastores más jovencillos,

Zoom in (real dimensions: 1024 x 467)Imagen

una pareja de Sarplaninac o mastines yugoslavos, encantadores.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

La compañía de los juguetones cachorros era muy agradable, pero debía seguir ruta hacia los valles de la región de Prizren.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 465)Imagen

La jornada, pasada por agua, y con suficientes emociones, tocaba a su fin. Un poco de comida basura en Dragash y enseguida rumbo a Brod,

Zoom in (real dimensions: 1024 x 561)Imagen

un pueblito donde había localizado un apartado y solitario hotel de montaña. Allí pude reposar en tranquilidad, no sólo por el entorno, sino porque también era el único cliente. ¿No quería paz?

25 DÍAS EN LOS BALCANES. DÍA 16. OHRID-TETOVO. 180 kms

DÍA 16. OHRID-TETOVO. 180 kms

Jornada por Macedonia con su cara y su cruz. Iba a decir que amaneció un día espléndido en Ohrid

Zoom in (real dimensions: 1024 x 731)Imagen

cuando he recordado que antes de arrancar detecté una fuga de combustible en los macarrones de la gasolina. Fue imprescindible buscar inmediatamente una ferretería, comprar abrazaderas y reparar allí mismo, en la acera.

Dejé el lago Ohrid no sin antes pasar por una peculiar playa

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

para llegar posteriormente al lago Debar,

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

donde inicié mi ruta a través de las montañas de Mala Reka,

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

Zoom in (real dimensions: 768 x 1024)Imagen

a veces, en compañía.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

Cuando alcancé las orillas del lago Mavrovo

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

el tiempo estaba de cambio. Busqué un observatorio para otear el horizonte

Zoom in (real dimensions: 1024 x 768)Imagen

y confirmar que la tormenta llegaría muy pronto. Momento propicio para comer algo como por ejemplo una muchkalica macedonia en un barucho junto al lago. Fue acabar de comer, recorrer 5 kilómetros escasos, y empezar a diluviar. Suerte tuve de poder refugiarme en una providencial parada de autobús junto a la carretera.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 576)Imagen

No podía hacerse más. Pasé bajo el tejadillo aquel la siguiente hora y media entre goteras y rayos. Al menos tuve compañía: aparecieron por allí una pareja de senderistas polacos con las ropas tan empapadas que parecía que fueran vestidos con neoprenos, pobres. Más tarde pasó un motorista sobre una custom siendo remolcado bajo el diluvio por un coche. Este por no llevar no llevaba ni casco. En cuanto coronó la subida el tío se tiró cuesta abajo sin motor. Quiero decir que el que no se consuela es porque no quiere.

Cuando la tormenta se disipó ya había perdido demasiado tiempo para continuar con la excursión de la tarde que acababa en la estación invernal de Popova Sapka. Preferí llegar por carretera a Tetovo y buscar alojamiento para descansar y secarme. Esta vez me dejaron aparcar la moto junto a la conserjería del hotel, vaya lujo.

Zoom in (real dimensions: 1024 x 907)
Imagen