Páginas vistas en total

jueves, 13 de junio de 2013

PIRINEOS JUNIO 2013 DÍA 2

PIRINEOS JUNIO 2013 DÍA 2.  150 KMS

Empezamos la segunda y última jornada con un desayuno pantagruélico. Nuestros anfitriones nos cebaron con mil y una viandas, y algunos incluso manifestaron su manifiesta incapacidad de ponerse a los mandos de una moto tras semejante banquete.

Algo más tarde, mientras los más lentos saldaban cuentas con los posaderos, el resto nos fuimos reuniendo en la gasolinera.

Imagen

Imagen

La Husa de Aleix volvió a dar guerra, no solo le supuraba el líquido del embrague, ahora también perdía refrigerante. Enseguida se dispusieron no menos de cinco personas a solucionar la avería.

Imagen

Mientras tanto, Bender les daba la brasa a unos desprevenidos motoristas locales que por allí pasaban.
Al final la avería resultó ser una chorrada, lo que nos lleva a pensar que seguramente aquella era simplemente la coartada que buscaba Aleix para volverse a casa en grúa y ahorrarse la paliza del segundo día en moto.

Solventado el incidente, nos encaminamos hacia el riuet del Port d'Ereta, donde celebramos el ya habitual concurso de chapoteos.

Andr1u se estrenaba en el lugar,

Imagen

al igual que Xavi.

Imagen

Luego pasaron los más veteranos, que saben hasta donde se esconden los salmones.

Imagen

Imagen

Imagen

De Pere no hay foto, pero Dani un poco más y moja, para que todo quedese en familia.

Imagen

Al final, Bender se alzó con el galardón de mayor chapoteador, que tío.

Imagen

Y desde el riuet nos fuimos hacia otros cerros desconocidos.

Imagen

sacando partido del encanto del deshielo para hacernos unos bonitos retratos primaverales.

Imagen

Imagen

Claro que siempre hay individuos con una sensibilidad paisajística nula, que solo piensan hacer el tonto con el gas en cuanto se despeja el terreno, como por ejemplo, lo habréis adivinado seguro, el Moncu,

Imagen

y también el Macarrón. Son de lo que no hay.

Imagen

Una vez conectamos con el asfalto, Bender optó por llegar al siguente punto de encuentro por lo negro, mientras que el resto nos encaminamos hacia el siguiente trecho offroad.

Imagen

Imagen

Una vez se acabó la pista, continuamos por la pradera primero probando suerte con las diferentes veredas abiertas por el ganado, y después zigzagueando por un bosquecillo.

Imagen

Imagen

Finalmente, alcanzamos nuestro objetivo:

Imagenç

La verdad es que llegar hasta allí no nos había costado mucho, el avance había sido siempre sobre una meseta. Lo exigente de veras venía a continuación, un descenso sin descanso, largo y empinado. Para empezar, hubo que circular bosque a través unos centenares de metros hasta encontrar algo parecido a una senda.

Imagen

Imagen

En su primer tercio el sendero estaba bastante perdido, luego ya mejoró.

Imagen

La parte final de la bajada consistía en una sucesión de zetas, alguna bastante complicada, donde Pere sufrió una pájara y hubo que echarle una manita con su 250.

Imagen

Los que íbamos más retrasados, una vez acabado el descenso, optamos por ir directamente hasta el pueblo X, donde Bender nos esperaba desde hacía horas.

Imagen

Los más rápidos tomaron la delantera y ya no volvimos a verlos. El resto optamos por un retorno suave, con las típica ascensión a Cerverpuig.

Imagen

Imagen

y la habitual parada en el lago próximo, donde nos retratamos y echamos un trago.

Imagen

Imagen

En la siguiente población importante paramos a comer y a ver las últimas vueltas de motoGP. Alguno hasta se echó una cabezadita.

Imagen

Y después vuelta por la zona del port del Canuto probando algunas pistas nuevas, donde andr1u acabó prácticamente sin frenos a causa de un retén de horquilla reventado y líquido del freno trasero casi en ebullición. Hubo suerte y pudo llegar hasta el asfalto sin mayor contratiempo.

En general el tiempo nos respetó, las averías mecánicas fueron leves y nadie se hizo daño. No hubo golpes serios, aunque probablemente Pere se situó muy alto en el ránking de caídas acumuladas en 48 horas, menos mal que es un tipo con muy buen humor y supo llevarlo bien. Y eso fue todo. Fin.


martes, 11 de junio de 2013

PIRINEOS JUNIO 2013. DÍA 1

 PIRINEOS JUNIO 2013. DÍA 1

DÍA 1. CUELLO DE LA NARGONA - PUENTE DE TER. 210 KMS.

Nueve motos esta vez para afrontar la versión 2.0 de la ruta clásica entre Cuello de la Nargona y el Puente de Ter. Como se anunciaba, esta segunda edición sería más dura en todos los sentidos, ya fuera subiendo, bajando, empujando o pensando. Teníamos más horas de sol que nunca para completarla, y aunque contábamos con que esta vez no acabaríamos de noche, otra vez nos sorprendieron las tinieblas en mal sitio. Sin nocturnidad no hay ruta pirenaica que se precie de llamarse así, que quede claro.

La partida, en buena hora, desde la calle de boxes, muy cerca del hotel donde Moncu es cliente vip desde hace ya varios años. Sólo pronuncias su nombre allí y se abren todas las puertas, el día menos pensado nos recibirán con un gin-tónic de bienvenida.

Imagen

Tras el usual enlace por carretera nos fuimos directamente al bautizo de los participantes, alguno se escapó cruzando por el puente, por cierto, este seguirá siendo pagano mientras no se remoje.

Andr1u, sin vacilaciones, sobre GG200,

Imagen

Bender, lavando la moto después de 9 meses de enclaustramiento, sobre GG250,

Imagen
Aleix85, a favor de la corriente, con Husa450, Imagen

El bautizo por aspersión fue suficiente para casi todos, excepto en el caso de Pere, con la Husa 250, que optó por el bautizo por inmersión, como los mormones o los bautistas.

Imagen

La inmersión se prolongó lo sufiente como para anegar el motor de la sueca,

Imagen

y hubo que remolcarla hasta la orilla. Menos mal que Moncu se dignó a mojarse, si no, todavía estaba allí la moto. Una vez en la orilla no faltaron manos para vaciarla de agua, y tras unos minutos de incertidumbre, el motor volvió a rugir. Vaya inicio.

Imagen

Tras el riachuelo, una tachuela: una senda facilona pero muy resbaladiza en ascenso que nacía en Venas de Segre. Creo que mientras subíamos todo el mundo tuvo el mismo pensamiento: "Alguien me ha desinflado las ruedas esta noche, la moto no agarra, no sube, ¿qué pasaaa?". En la foto, Xavi, con la Six Days 250.

Imagen

Hubo alguna caída y también extravíos. Echamos mano de los móviles para saber qué diantre estaba pasando por ahí abajo. Moncu, el Barón Dandy del enduro, siempre impecablemente vestido, parecía decir: ¿Estos suben o ké asen?

Imagen

Mientras algunos esperábamos, los más fieros decidieron atreverse con el segundo tramo de la trialera. Se sabía que era muy empinada, pero Xavi, Deivid y Moncu se fueron para arriba a batirse entre los riscos. Deivid, el primero.

Imagen

Al rato de marchar los más salvajes, llegaron los demás rodeando una pequeña colina.

Imagen

Dani, con su 300, fue el primero del team Husaberg 2t,

Imagen

y a continuación, Pere, que se dio otro trapajazo al culminar.

Imagen

Con andr1u y aleix85 ya estábamos reunidos los 6 que optaríamos por la chicken line,

Imagen

que fue la mejor decisión posible, porque los que optaron por la trialera dura, después de mucho insistir, tuvieron que darse la vuelta sin poder culminar y con unas cuantas calorías menos en el cuerpo.

Imagen

Por pistas sinuosas y anchas primero, y después por otras más rectas pero encharcadas, llegamos en masa a un coll importante

Imagen

donde habitualmente cambia el clima. Del barro y los charcos pasamos a la nieve y la niebla en pocos kilómetros.

Imagen

La gente se paraba para abrigarse (en las fotos veo que yo no, estoy hecho un frescales) o limpiarse las gafas, el caso es que nos fuimos disgregando a medida que subíamos hacia las cimas.

Imagen

A veces se montaba un trenecito. Ante la duda, mejor seguir la huella que abrir brecha por la nieve virgen.

Imagen

Imagen

Imagen

Sobre la cota 2240 hubo que plantearse si seguir hasta los 2380 metros o bordear el pico por una escapatoria a menos altura. Aunque no lo parezca, en algunos ventisqueros se acumulaba mucha nieve, y el grosor iba in crescendo, demasiada para internarnos a la aventura si queríamos llegar al final de etapa cumpliendo mínimamente el track proyectado.

Imagen

Lo bueno de la nieve es que suele poner a la gente de buen humor. Para tirarnos allí toda la mañana jugando habría estado genial, pero para una ruta larga, era excesiva. Mejor retroceder hasta la ruta alternativa para ganar tiempo, aunque nada nos garantizaba tener paso expedito, pues pasaríamos de la cara sur a la norte, justo donde se sitúan las pistas de esquí próximas.

Imagen

La ruta alternativa a lo largo de la cota 2000 fue bastante entretenida, con manchas de nieve, algún árbol caído y neveros de diferentes espesores.

Imagen

Imagen

Obsérvese a Xavi montando rueda lenticular delantera para mejorar la penetración aerodinámica.

Imagen

Y véase también a este individuo de casi 2 metros de altura haciendo la croqueta sobre la nieve a la menor oportunidad.

Imagen

En resumen, el tiempo que pasamos en la nieve fue bastante divertido, y al final conseguimos llegar hasta el siguiente objetivo, el descenso "extremo", extremo por la longitud, no por la dificultad.

Lo cierto es que no comenzamos la bajada desde su punto más elevado por culpa del rodeo que tuvimos que dar, pero aun así fueron exactamente 1000 metros de desnivel,

Imagen

siempre a través del bosque,

Imagen

a veces por toboganes, encontrándonos también algún obstáculo puntual,

Imagen

pero en general una bajada limpia y para disfrutar.

Imagen

Simplemente, bajar y bajar hacia el valle.

Imagen

En nuestro afán por bajar lo más recto posible, mi grupo atajó más de la cuenta y el otro se quedó cortado esperándonos. Tras unos minutos de desconcierto y con algo de retraso, nos reunimos todos en la gasolinera de Tors,

Imagen

y de allí al bar a comer algo y a ver la Q2 de motoGP.

Moncu enseguida se puso con tres cascos rojos, como Pedrosa en Mugello, pero cascos de vidrio, ojo.

Imagen

La reacción de Bender no se hizo esperar, y con doce cascos rojos, se hizo finalmente con la pole.

Imagen

La pole indiscutiblemente sería otra vez para Bender, el resto, nos tomamos unas birritas y algo rápido de comer.

Imagen

Plato combinado número 1 para todos, en plan rancho militar.

Imagen

No había tiempo que perder. El riu del Mató nos esperaba, y Pere tal vez nos sorprendería con un nuevo estilo de pescar truchas, pero no fue así, hizo un vadeo impecable, de postal.

Imagen

Por senda ascendente nos dirigimos a Mentecat, donde la armada Husaberg zozobró casi al completo en una revuelta del camino: uno por el suelo y los otros fuera de la trazada maniobrando. ¿Habría órdenes de equipo?
Imagen

Una vez en la buena senda, a escalar de nuevo.

Imagen

Unos metros más arriba, Xavi y Deivid sufrieron para reincorporarse a la carretera.

Imagen

Imagen

Ya les advertimos que la salida era un poco conflictiva, pero quisieron probarlo en sus carnes, así que, no problem, somos tolerantes con el martirio autoinfligido.

Más arriba todavía, otra zeta con salida inmediata al asfalto nos dio trabajo a más de uno.

Imagen

Abandonamos las sendas de tierra para seguir la escalada por zonas herbosas y boscosas

Imagen

hasta alcanzar Cuernafort, donde nos reagrupamos tras algunos extravíos.

Imagen

Por cierto, Bender y Andr1u habían optado por seguir una ruta menos exigente desde Tors. Por lo que sé pasaron por la senda del pont del diable y tuvieron un feo encuentro con unos astados.

Los seis que llegamos a Cuernafort seguimos subiendo hacia la Muntanya de Bailén por caminuchos y sendas de variado pelaje.

Imagen

En un momento dado, el líder de turno se saltó una zeta y nos condujo a un callejón sin salida, momento que aprovechamos para coordinarnos con los más rezagados. Al final, culminamos en el Pla de Barenet donde nos dimos un respiro

Imagen

y algún paseíto por el prado para estirar las articulaciones.

Imagen

El siguiente objetivo pasaba por bajar al valle, previo paso por Bailén, donde nos metimos en un buen lío buscando un sendero inédito que al final resultó imposible. Nos tocó bajar hasta el valle por carretera y una vez allí tampoco nos salió bien el acceso a Pelamela. Al menos la siguiente sección de sendas hasta Cortmontés ya la conocíamos y salvo algún tropiezo avanzamos relativamente rápidos.

Imagen

No quedaba luz para hacer mucha cosa más. Decidí que merecía más la pena para mis amigos disfrutar del hill-climbing antes que pasar por el coll de la Loli, sobradamente conocido. Así pues, desde Cortmontés comenzamos la última sección endurera del día que debía conducirnos hasta cierta ermita en lo alto de un cerro. Yo guié hasta el inicio del tramo más duro: 6 kms entre sendas y prados sin dejar de subir nos esperaban.

Los primeros kilómetros, por senda de piedras muy deshecha, donde las Husa 2t lo pasaron mal.

Imagen

Imagen

Con esfuerzo, llegaron al final de la senda, con el estany de Cortmontés al fondo.

Imagen

Aleix, con la bomba del embrague rezumando líquido todo el día, cerraba el grupo haciendo de moto-escoba.

Imagen

A Moncu, Deivid y Xavi les entró una urgencia desmedida por culminar la subida y aunque a veces oíamos sus acelerones perdidos en la distancia, ya no volvimos a verles hasta la hora de la cena. Pere, Dani, Aleix y yo nos encontrábamos en el ecuador del ascenso,

Imagen

justo cuando el track gira de golpe a la derecha, pero donde por comodidad sigues dirección norte navegando por praderas salpicadas de arbustos.

Imagen

Al mismo tiempo, las alambradas van acotando el espacio para circular.

Imagen

Imagen

En esta imagen estábamos ya cerca de iniciar el arreón final, sólo quedaba ascender las dos colinas bajo los picos nevados. Las sombras se alargaban cada vez más, y quedaba el tiempo justo de hacer cima y poco más.

Imagen

Previamente había que superar una valla para el ganado, la que se ve justo detrás de la moto,

Imagen

y a continuación, improvisar entre las trochas del ganado o las trazas dejadas por nuestros compañeros.

Imagen

Yo pensaba que los que iban por delante nos esperarían en alguno de los pasos más conflictivos o que al menos los encontraríamos en la ermita rezando alguna plegaria por nuestra salvación, pero no, se fueron.

En la cima tuvimos poco tiempo de disfrutar. El viento azotaba con fuerza el lugar, y consultar el mapa era una auténtica odisea. De cualquier manera, estaba muy claro nuestro futuro más cercano: la noche caía inexorablemente y la única opción era bajar por pista hasta el siguiente valle y luego tirar por asfalto hacia el final de etapa, casi 50 kms, demasiado para las 2t. Aunque Pere y Dani fueron a una velocidad de crucero bajísima, antes de culminar el último coll del día la 300 se quedó seca. Entre las sombras, trasvasamos combustible desde la drz a la Husa, y luego, a la luz de la linterna, añadimos el aceite pertinente.

En una carretera desolada como aquella donde las abducciones por extraterretres deben ser habituales, nuestra estampa a la luz de los faros del único coche que pasó debió ser fantasmagórica. El conductor debió tomarnos por la santa compaña o por unos contrabandistas de poca monta, menudo show.

Imagen

Pasadas las 11 de la noche, hambrientos y cansados, llegamos al Puente de Ter. Había sido una jornada entretenida, como nos imaginábamos, pero una vez más, las previsiones se quedaron cortas.