Páginas vistas en total

jueves, 5 de enero de 2017

NAVIDAD 2016

Ferdinand y yo pensamos que para santificar las fiestas, nada mejor que reunirnos con nuestras gemelas suecas los días 24 y 26. Bueno, cada vez son menos gemelas, porque su nórdica entre Rekluse, Akrapovic y Ohlins cada vez está más irreconocible. El hombre se muestra exultante con la evolución de su máquina, ex-Antoine, y no es para menos, porque la adoptó hecha unos zorros.
 


Yo andaba rabioso por disfrutar de una excursión de enduro en condiciones. Había estado haciendo tímidas pruebas para ver qué tal andaba la recuperación de mi brazo derecho, y cuatro meses después de la fractura parecía que podría resistir un primer test serio. Aprovechamos el buen tiempo anticiclónico de estas navidades y nos lanzamos a recorrer algunos de los parajes endureros más emblemáticos de nuestra provincia.



El primer día la zurra fue de 100 km, pero reconozco que allá por el km 60 mi brazo ya pedía tregua. El caso es que anduvimos por ahí hasta que se nos fue la luz casi por completo y suerte tuvimos de no celebrar la nochebuena en plan subacuático merced a un tardío incidente en la rambla de la Viuda. Mira que lo tienen dicho: no aventurarse por los cauces, extremen la precaución con las crecidas, etc...


El día 26 al poco de salir ya estábamos otra vez en remojo; no aprendemos.


Esta segunda jornada fue más breve, 50 kms y para casa, básicamente porque yo estaba acusando los excesos en mis brazos. En general fueron dos días de test bastante productivos. Atención a las refulgentes botas Sidi réplica Cairoli que se gasta mi amigo. :mrgreen:


Yo, por contra, voy cada vez más de camuflaje.



Y para acabar, el vídeo resumen del paseo navideño. Felices fiestas.