Páginas vistas en total

domingo, 16 de febrero de 2014

ACTUALIZACIÓN 1. HUSABERG 450FE. PRUEBA VERANIEGA EN LOS PIRINEOS

Después de haber rodado los últimos años siempre a lomos de una DRZ-E, llegó el momento de encontrarle una sustituta , al menos para rutas de enduro puro. Flirteé con una CRFX y una WR pero no me convencieron y permanecí fiel a la Suzuki. La japonesa cada vez me pesaba más a la vez que mi forma física iba empeorando. Por otro lado, deseaba disponer de dos motos, cada una con sus especificaciones concretas: una para viajes y otra para enduro. El trabajo de montar parrillas, alforjas, endurecer amortiguador, cambiar ruedas, carburación, etcétera, cada vez que quería viajar lejos por varios días se iba a acabar. La Susi la reservaría para rutas largas. Una vez tomada la decisión y aprovechando las rebajas de fin de temporada, me hice con una Husaberg 450 ’13. Y así fue como empezó mi doble relación con la sueca y la oriental.

Las pruebas iniciales fueron intensas.  Deivid nos convocó con carácter de urgencia a Moncu y al que escribe para dar un garbeo por su zona de influencia pirenaica y así conjurar la apatía veraniega. Moncu y yo despertamos con resaca, no aprendemos, y el guía ya nos dio leña desde el mismo inicio. Qué desagradable es conducir con jaqueca y la boca pastosa, blurgs.

Pactamos que nuestro anfitrión guiaría hasta las inmediaciones de La Bota de Segurb, donde tendríamos el gusto de presentarle "el monstruo de la Pobla".




La verdad sea dicha, si no subes por allí a las 3 de la tarde y con 35º de temperatura, no es tan monstruo, pero no deja de ser una señora subida. No hay fotos apenas porque los de cabeza iban a toda mecha, sólo paraban para esperarme a mi. Y me esperaron bastante, pues aparte de rodar yo a un ritmo sensiblemente inferior, la moto empezó a hacerme cafeteras. Y así estuvimos todo el día.Evil or Very Mad Yo pensaba: "Qué malo soy, el Deivid vuela y yo con la misma moto no paro de hacer cafés."

De camino al estany de Cortesmont Deivid me adelanta y justo cuando está a mi altura la moto le pega un bandazo. Unos pocos metros después baja el ritmo y todo indica que ha pinchado de delante. Buscamos una sombra y montamos el taller



para descubrir que las prestigiosas llantas DID DirtStar no aguantan un asalto pirenaico.


Al ver la llanta abollada el porpietario de la flamante Husa 2013 entró en un estado de shock Laughing Laughing Laughing que le duró unos cuantos minutos. Por si alguien dudaba de que los test "by Deivid" son exigentes, aquí está la prueba, vaya M de llantas.

Nos refrescamos en la fuente del lago y de allí marchamos a probar un nuevo acceso a nuestra zona favorita de hillclimb. La jugada nos salió mal a causa de la altura de la hierba y la escasez de uso de los senderos.



Nos internamos por un refrescante barranco con agua corriente durante un buen rato, pero desgraciadamente no era ciclable en toda su extensión. El lugar era precioso, tal vez Deivid grabara algún vídeo. Más tarde, cuando el hillclimb se puso demasiado feo, o sea, más campo a través de lo deseable, hubo que decidir si seguir o volvernos para abajo, y sensatamente optamos por lo segundo.

Volvimos a la fuente del lago para beber y replantearnos la segunda parte de la excursión. Necesitábamos un plan B y ya de paso buscar una explicación a las constante cafeteras de mi Husa. Yo me quejaba de que el electro no saltaba, y Moncu descubrió que las aspas del ventilador estaban atascadas. Enseguida empezamos a destripar la moto, con especial interés y colaboración de Deivid, que de esta manera podría tal vez superar el trauma causado por el llantazo.



 En efecto, la contemplación de un buen radiadorazo como este te impacta durante un rato.



La deformación impedía que girara el ventilador, elemental. El golpe se lo había dado cerca de casa el último día que había usado la moto, a última hora de la tarde, y ni me acordaba del piñote. No hubo manera de conseguir que el ventilador girara libre, así que a mi moto le quedaba por delante un caluroso día. Por cierto, esta moto, sin electro, es totalmente inutilizable en verano. Tuve que parar bastantes veces por culpa de las cafeteras. En cuanto la senda subía un poco y te atascabas mínimamente en un curva o escaloncillo, calentón garantizado.

Nos fuimos a comer a Rige de la Sal previo paso por el circuito de sendas llanas Cortmontés-Merapea-Tuibalés, con una segunda parte espectacular por la umbría del bosque. Tras el avituallamiento, sendas inéditas desde Robá a Mermelcat y Tors, sin alejarnos nunca mucho de la ribera del Gonera Rallaresa. La jugada esta vez nos salió a pedir de boca, sendas buenas, bonitas y con desniveles interesantes. Al final fuimos a parar a una granja donde los propietarios no solo nos dejaron cruzar su propiedad, sino que nos ofrecieron agua y conversación.



El tramo final de la tarde nos llevaría a enlazar Piralp con la Vall Tosca previo paso por las pistas de de esquí abandonadas y el coll del Tirador, todo por pistas. La traca final, por las sendas del coll d'Oil, donde Deivid nos guió por un track alternativo bastante salvaje que yo hacía años que tenía ganas de conocer.

En resumen, un buen día, solo oscurecido por los incidentes con las nuevas monturas. Estas Husa nos han salido flojitas, y más que ready to race son ready to break.